logotipo interway

21-22/9/2019 – School Experience – Vuelta a casa

23 de septiembre · 0 comentarios

¡Hola Interwayers!:

Madre mía cómo hemos llorado estos últimos días. La despedida en Palatine Bridge fue muy emotiva. Nuestros interwayers se han encariñado mucho con sus familias y, además, se han hecho querer. Han sido tres semanas muy intensas y eso deja una huella profunda en los chicos y en las familias.

María y su madre americana, Melissa.

El vínculo con los hermanos ha sido igual de importante, si no más. Han sido los compañeros de nuestros chicos, sus confidentes y sus guías en el entorno social de los institutos. Son amistades que, en la mayoría de los casos, perdurarán años y años, algunos para toda la vida.

Miguel, Helena, Sara e Iván con sus hermanos y hermanas americanos.

De ahora en adelante, estas serán también sus familias, las personas que los acogieron en sus casas como a uno más y a los que se refirieron como mom, dad o my American brother/sister.

Alejandro con su familia americana. Sus padres Cassandra y Matt, y sus hermanos Peyton y Owin.

El cielo era de un azul intenso el día que nos fuimos, pero en nuestros corazones llovía a mares. Aun así, era una lluvia de felicidad agridulce por saber que nos llevábamos amigos para toda la vida y una experiencia nunca olvidaríamos.

Y así nos fuimos, con el corazón en un puño. Pero cuando llegamos a Newark —después de tres horas de viaje infernal sin aire acondicionado, todo hay que decirlo—, no veíamos la hora de llegar a casa.

El viaje fue sin incidentes, salvo que los chicos estaban algo alborotados sabiendo que eran sus últimas horas juntos y no había quien los callara en el avión, lo cual no hizo gracia a algunos pasajeros que, lógicamente, pretendían dormir.

Pero con todo, el vuelo se hizo corto y llegamos a Madrid con ganas de ver a los nuestros, de darnos una ducha y de poder decir que estábamos en casa. Una vez salvado el último obstáculo (recuperar todos nuestro equipaje), salimos a la terminal y lo demás ya lo sabéis porque estabais allí.

La última foto de los los chicos, de todos ellos juntos, antes de separarnos para empezar el otoño y la auténtica vuelta al cole. Ha sido un fin de verano increíble, una aventura inolvidable y un recuerdo que marcará sus vidas y quizá las decisiones que tomen sobre su futuro.

Me despido dando las gracias a los chicos por haberse comportado tan bien y haber dejado una buena imagen de nuestro programa y de nuestro país en el precioso valle en el que hemos vivido estas semanas. Ha sido un placer compartir esta experiencia con vosotros.

¡Hasta siempre, interwayers!

Busca en nuestro blog

Únete a la comunidad Interway

Suscríbete a nuestra NewsLetter

Suscribirse