logotipo interway

Mi primer mes en Indiana

31 de agosto · 0 comentarios

 

Me llamo Elena; al parecer, un nombre complicadísimo para los estadounidenses. He tenido de todo: Ilina, Ileina, Iliena, Elaina, Elene; pero me he quedado con Eleina o Helen. Estoy en un pueblo llamado Brookville en el Sudeste de Indiana. Prácticamente, en la frontera con Ohio. Aquí dejo un mapa porque entiendo que poca gente conoce los estados del centro de USA. De hecho, cuando me llegó el placement, lo primero que hice fue buscarlo en Google para saber dónde estaba ese Indiana Jones.

Esa saga de películas, junto a Star Wars son las favoritas de mi hermano americano, un año menor que yo. Por lo tanto, desde que llegué aquí, no he parado de ver clásicos americanos que NO PODÍA VIVIR SIN VER; como dirían mis padres de aquí, Carin y Tim. Ella es entrenadora de baloncesto, así que tenemos cosas en común; y el un amante de la comida, lo que me viene de maravilla. Con la familia he congeniado perfectamente y me han enseñado los alrededores. El pueblo es una calle, si, una calle, de menos de 500 metros. Aun así, adoro Brookville.

Vengo de Madrid, y en mi zona nunca he tenido problemas con el internet; pero resulta que en el “countryside” no hay 5G. Así que estoy viendo series en CD (cuando tengo tiempo). Normalmente desde mi habitación, que está en el sótano. Esa es la única planta que no tiene todos los ventiladores encendidos. Es muy fuerte el frío que estoy pasando en verano,

¡VERANO!, y llevo chándal largo siempre(aunque en la calle hace mucho calor). Aunque sinceramente se agradece no quedarse pegada a las sábanas por la noche.

Llevo dos semanas de high school que están siendo un sueño. Creo que he tenido mucha suerte porque he conseguido juntarme con alguna gente que merece la pena. El primer día, las conversaciones eran repetitivas pero graciosas:

Yo: “I’m from Spain”

X: Do you speak Spanish??

En fin.

Sin embargo, la mayoría tienen mucha curiosidad por salir de su país y descubrir otras culturas y otros paisajes. He conocido a algunas personas que nunca han visto el mar. Y a lo mejor soy yo desde mi punto de vista peninsular, pero sinceramente me parece necesario que lo vean. Así que siempre que me lo dicen, yo respondo con: “ven a España”.

La metodología de educación americana te hace interesarte en cosas que probablemente nunca habías considerado. Por ejemplo, yo elegí photography por curiosidad, y ahora soy una de las fotógrafas del yearbook y del equipo de soccer.

Y el hecho de que en cada clase estés con personas distintas, hace que conozcas a mucha gente y no haya tantos grupos cerrados.

Uno de los temas más curiosos es la comida. En España mi cocina tenía cosas para picar como aceitunas, yogures, queso, kitkat,… Aquí la despensa tiene una caja que está llena de bolsas de patatas, como si fuéramos un quiosco. Hay cajas de helados del tamaño de mi cabeza y bolsas de cereales en las que cabe mi perro(es grande). Hay 5 tipos de siropes, muchas bolsas de chuches, gofres, tacos de lonchas de beicon,… y la cúspide de la pirámide, reese todo; es decir, cupcakes, helados, brownies,… todo con sabor a reese. Lo peor es que estos snacks tardan menos de un minuto en prepararse; y yo no me puedo controlar.

Además, fuera de casa, cada vez que levantas la cabeza hay un restaurante de comida rápida. Afortunadamente, mi familia tiene un gimnasio al que me estoy aficionando, así que mi salud no está cayendo tan en picado.

Los estadounidenses son peculiares. Literalmente, me han afirmado que América es Estados Unidos, solo Estados Unidos. Llevan su bandera e himno en el corazón. El himno, por cierto, me encanta cuando lo canta algún estudiante antes de los partidos de fútbol americano. Tienen normas que se dan por sentado, como siempre caminar por la derecha. Si no me lo hubiera dicho un profesor, yo habría ido a contracorriente. En los pasillos parecemos hormigas siguiendo una fila hacia la siguiente clase. Y las taquillas!! IMPOSIBLES de abrir. Aunque es una buena base para hacer amigos: “Can you open my locker?”.

Mi mes ha estado lleno de risas, comida, películas, amigos, y rutas en coche (aquí no andan para nada); y “I look forward to keep” aprendiendo los secretos y rarezas de los Indianos.

Elena

Busca en nuestro blog

Únete a la comunidad Interway

Suscríbete a nuestra NewsLetter

Suscribirse