logotipo interway

Marta: mi Prom fue una experiencia de cine

19 de mayo · 0 comentarios

Soy Marta y estoy estudiando con InterWay en Michigan. Si me dijeran que tengo que describir mi Prom en Estados Unidos en pocas palabras, sin duda serían: una experiencia increíblemente de cine.

 

Recuerdo que unos días antes de coger el avión, mi madre me acompañó a comprar los regalos que le daría a mi familia americana cuando llegase a mi destino. Recuerdo perfectamente el «sarcasmo» que mi madre utilizaba al responder cuando cualquiera le preguntaba cómo nos sentíamos respecto al cambio que mi decisión iba a suponer, tanto en mi vida como en la suya. Ella respondía tranquila, calmada,…  Hasta ese día, cuando la dependienta hablaba con nosotras mientras envolvía los regalos. Puede ver como realmente se sentía mi madre cuando la mujer preguntó: «Y ¿por qué quieres ir tan lejos?». Y antes de que pudiera abrir la boca para responderle, mi madre saltó con ese sarcasmo que os he hablado antes: «Es que quiere vivir la experiencia de la Prom». La dependienta se quedó callada. Supongo que no sabía lo que era la Prom. Mi madre me miró, y nos echamos a reír las dos a la vez. Nos íbamos a echar de menos, especialmente ella a mí.

 

Hablaba mucho de la Prom americana con mi madre. Me moría de ganas de vivir ese sueño. Pues bien, ¡Cumplí mi sueño! y fue tan especial, como se puede ver en las fotos.

 

La preparación en casa con amigas unas horas antes de la Prom, los nervios de «por favor, que sepa como bailar con los tacones», la música de fondo mientras nos rizábamos el pelo, los perros de la casa que nos miraban como si estuvieran emocionados, con la lagrimilla a punto de caer por sus mejillas al vernos con esos increíbles y largos vestidos, el aire caluroso de «verano está a la vuelta de la esquina»,… Todo. Cualquier cosa, ese día se veía diferente y muy especial.

 

Normalmente la Prom se hace en el gimnasio del instituto, pero este año, mi high school, decidió hacerlo en un campo de bodas, por lo que fue aún más espectacular.

 

Ese momento cuando saqué el pie del coche para ponerlo al suelo e ir hacia el evento, los pelos de gallina. Gente bailando con esos vestidos, fotógrafos haciendo fotos por todas partes para luego ponerlas al Yearbook del High School, discoteca en la pista de baile, hogueras, murales, ambiente, risas, perfumes,… Se bailó hasta que nos echaron del local por lo tarde que se hizo. Luego vino la mini party y sleepover after Prom con los amigos. Esa noche nadie durmió.

«Un gran día para no olvidar jamás.”

 

 

 

 

 

 

 

Busca en nuestro blog

Únete a la comunidad Interway

Suscríbete a nuestra NewsLetter

Suscribirse