logotipo interway

Living the American Dream

7 de octubre · 0 comentarios

Hola Interwayers:

Tras más de un mes de estancia en EE.UU cursando Año Académico, hoy Jaime nos cuenta de primera mano la experiencia vivida en los inicios del programa:

 

Hace ya más de una semana que cumplí un mes aquí. Un mes con muchas emociones. Lo primero, es que no me di cuenta de que iba a estar un año sin ver a mi familia y a mis amigos hasta que el avión aterrizó.

Los días de antes mis amigos me preguntaban si estaba nervioso, y yo les decía que no. Incluso en el aeropuerto, antes de coger el avión, estaba muy tranquilo, seguramente mis padres estaban más nerviosos que yo.

Aterricé en Boston a eso de las dos de la tarde (hora de EE. UU.), como ya he dicho estaba más nervioso que esa misma mañana en el aeropuerto de Madrid. Fue cuestión de minutos porque se me pasó enseguida, en cuanto conocí a mi host-mum y a mi host-sister, que me estaban esperando con un precioso cartel.

Dos días después de aterrizar fuimos a una casa que tienen en un lago en el estado de Maine: Cuatro personas, dos perros y un viaje de aproximadamente ocho horas. Sin duda mereció la pena, es uno de los paisajes más bonitos que he visto y que veré. Sin cobertura, sin vecinos, sin ruido, el sitio perfecto para desconectar. Me lo pase muy bien, hice kayaking, nadar, pescar, montar en barco, jugar al baloncesto, también probé juegos populares como el wiffle ball o el cornhole. Fue una semana en la que pude conocer mejor a la familia. Fue un acierto irme con ellos de vacaciones.

Al volver de Maine tuve mi primer entrenamiento de soccer, me pareció muy diferente a lo que estaba acostumbrado en España pero aun así me gustó mucho. Me encanta lo serio que se toman los americanos el deporte, entreno todos los días dos horas y media. Mis compañeros de equipo me acogieron rápidamente, de hecho mis mejores amigos están en mi equipo.

El instituto es completamente diferente a los institutos de España. El primer día entré por la puerta y me di cuenta de que era exactamente igual a las típicas películas americanas.

El primer día me costó ubicarme, pero con la ayuda de mi host-sister llegué a todas las clases a tiempo. Sin duda lo que más me está costando es tener que levantarme tan pronto. En España solía levantarme a las 8 y aquí me levanto una hora y media antes. Estoy muy contento con las clases que he escogido, y, en mi opinión, la forma de dar clase es mucho mejor que la de España.

He ido a un par de ferias, son bastante parecidas a las de España, hay pequeñas atracciones como los coches de choque, y muchos puestos de comida, pero lo que más me llamó la atención fue el demolition derby, que es como los coches de choque pero con coches de verdad. Consiste en golpear a los otros coches hasta que solo quede uno.

La familia me encanta, son muy majos y nos llevamos muy bien desde el primer día. Hayley, la hija mayor, está ahora estudiando en Bilbao y hace poco conoció a mis padres en Madrid. Mi host-mum, va a ir a España para visitar a su hija a finales de octubre y se va a quedar unos días en mi casa con mis padres, y luego van a ir los tres a Bilbao a ver a Hayley.

Muchos amigos y familia me dijeron que tenga cuidado con la comida porque voy a engordar mucho. Me encanta la comida de aquí, y como bastantes más hamburguesas pizzas y perritos calientes que en España, pero todo lo que como lo quemo en los entrenamientos, así que Mamá, Papá, tranquilos que no voy a engordar mucho.

En el instituto me va muy bien, me encanta mi equipo de soccer y la familia es perfecta, así que podría decir que estoy viviendo the american dream.

Busca en nuestro blog

Únete a la comunidad Interway

Suscríbete a nuestra NewsLetter

Suscribirse